Practica Yoga, ¿todavía no lo has probado?

Actualizado: 11 mar 2021

Normalmente, cuando pensamos en Yoga, lo asociamos a sus posturas o a los atributos físicos de esta. Pero, ¿que hay detrás de la práctica de esas posturas? Y lo que es más importante, ¿por qué nos sentimos tan bien cuando practicamos Yoga?



La maestría del Yoga no debe medirse solamente por la habilidad de dominar las posturas y técnicas de respiración, sino en cómo influencia nuestro día a día, cómo mejora nuestra relación con nosotros mismos y con los demás, promoviendo claridad, paz mental y consciencia. Libérate de lo que no te sirve, conecta con tu esencia y compártela con los demás”. TKV Desikachar.




Pues bien, es realmente cuando comenzamos a practicar de forma más constante y consciente cuando nos empezamos a cuestionar qué es en realidad el Yoga y por qué nos sentimos como nos sentimos después de practicar.


Nuestra percepción cambia, conectamos con nosotros mismos, nuestro organismo se vuelve más sano, estable, cobramos más consciencia de nuestro cuerpo y de nuestra respiración, nos lleva a un estado de armonía... y, en algún momento, el Yoga ya no es sólo una actividad sobre la esterilla, sino parte de nuestra vida.


¿Qué es Yoga?


La palabra Yoga significa UNIÓN. Viene de la raíz yuj que significa unir.


Unión de cuerpo-mente-espíritu; cuerpo, respiración, mente. Unión de la consciencia individual a la consciencia colectiva-universal. Unión del ser humano con algo más grande, unión entre alumno y maestro. Unión del Yo, ego individual, con el Yo universal ( definido con nombres diferentes como: Atma, Brahma, Dios, Paz, Isvara, Amor, Verdad).


Hoy en día, existen muchos estilos de Yoga. De hecho, todas las prácticas de Yoga que tengan que ver con lo físico están relacionadas a lo que se conoce como Hatha Yoga. Pero hay distintas corrientes y distintos maestros: Hatha, Vinyasa, Sivananda, Astanga, Iyengar, Viniyoga, Yin Yoga, etc. Lo que hace que estas prácticas no sean solamente una actividad física, es la filosofía de fondo, las escrituras milenarias de la India. Y lo que hace que sean diferentes estilos, es la forma.


Es difícil trazar los inicios del Yoga, pero se dice que los orígenes se sitúan en la cultura védica, antes de Cristo (1700-800 a.C.). Ya que al ser un conocimiento de tradición oral es difícil saber con exactitud las fechas de los acontecimientos. Aunque historiadores del Yoga han establecido que las evidencias más antiguas son unos grabados de yoguis meditando. Estos fueron encontrados en Mohenjo-Daro (Pakistán), de la temprana civilización del Valle Indus, en el año 3300 a.C.


Algunos de sus textos sagrados más relevantes e interesantes (y que por supuesto, os recomiendo) son:

  • El Bhagavad Gita (Karma Yoga, Jñana Yoga, Bhakti Yoga)

  • Los Yoga Sutras de Patanjali (Las ocho ramas del Yoga, Raja Yoga)


Bhagavad Gita es considerada la cúpula del Mahabarata ("La gran historia del Pueblo de la India") que, a grandes rasgos, habla metafóricamente del camino de un yogui, relacionado con sus acciones. Es un poema épico y místico sobre la vida, la muerte, el amor y el deber.

Define Yoga como un estado de ecuanimidad- equilibrio. Como destreza en acción. La habilidad de actuar con destreza; el arte de actuar con consciencia, atención.


En Los Yoga Sutras, de "sutra" a "sutra" (aforismo, frase corta o también se considera como "hilo"), se va revelando la sabiduría del Yoga. Más que pretender ser un tratado filosófico es un manual práctico que enseña el camino para pasar de la confusión a la claridad; de un estado de dukham (sufrimiento, constricción) a uno de sukham (comodidad, disfrute, calma, espacio dentro de nosotros mismos).

También, dentro de este, se estipulan los ocho pasos del Yoga (según Patanjali), se presenta el camino y las herramientas. Propone los ocho pasos conocidos como Astanga Yoga (asta=ocho / anga=partes). Nota: no confundir con el estilo de Yoga Astanga.


Y ya por último...


¿Cuan de beneficiosa es su practica?


Vamos a enumerar algunos de sus múltiples beneficios:


  1. Reduce la ansiedad y el estrés.

  2. Ayuda a dormir mejor y mejora la calidad del sueño.

  3. Fortalece huesos y músculos (además de potenciar la flexibilidad de las articulaciones).

  4. Alivia dolores crónicos y posturales.

  5. Aumenta nuestra flexibilidad de manera progresiva.

  6. Reduce los niveles de cortisol y colesterol en sangre.

  7. Nos enseña a respirar no solo correctamente, sino de manera consciente.

  8. Relaja músculos y equilibra nuestro sistema nervioso.

Entre muchas otras cosas beneficiosas para nuestro organismo...



¿Todavía sigues pensándotelo?





















23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo